jueves, 3 de enero de 2008

TEORIA DEL COMPLOT. Ricardo Piglia ( 1ra.entrega )

( Ricardo Piglia. Teoría del complot. Conferencia del 15 de julio
de 2001. Ensayo ).

" Quisiera plantear algunas hipótesis sobre las formas del complot, sobre las intrigas y los grupos que se constituyen para planificar acciones paralelas y sociedades alternativas.
En principio, el complot sujpone una conjura y es ilegal porque es secreto; su amenaza implícita no debe atribuirse a la simple peligrosidad de sus métodos sino el carácter clandestino de su organización. Como política, postula la secta, la infiltración, la invisibilidad.
A menudo, el relato mismo de un complot forma parte del complot y tenemos así una relación concreta entre narración y amenaza. De hecho, podemos ver el complot como una ficción potencial, una intriga que se trama y circula y cuya realidad está siempre en duda.
El exceso de información produce un efecto paradojal, lo que no se sabe pasa a ser la clave de la noticia. Lo que no se sabe en un mundo donde todo se sabe obliga a buscar la clave escondida que permita descifrar la realidad. Si la crisis de la experiencia situada por Benjamín en la Primera Guerra Mundial ha sido desplazada ( aunque no resuelta), es quizá por la presencia creciente de la idea de complot en las relaciones entre información y experiencia. La paranoia, antes de volverse clínica, es una salida a la crisis del sentido.
Con frecuencia, para entender la lógica destructiva de lo social, el sujeto privado debe inferir la existencia de un complot. Como recordaba Leo Strauss en su clásico ensayo Persecution and the art of writing, leer entre líneas -como si siempre hub iera algo cifrado- es de por sí un acto político. El censor lee de ese modo, y también el conspirador, dos grandes modelos del lector moderno.
Por otro lado, el complot implica la idea de revolución. El partido leninista está fundado sobre la noción de complot, y conecta complot y clase, complot y poder. Gramsci hizo ver que el concepto de organización en Marx estaba ligado a la primitiva organización en Marx estaba ligado a la primitiva organización de los clubes jacobinos y a las conspiraciones secretas de pequeños grupos. Guevara, desde luego,exaspera esa línea con su noción del grupo guerrillero, aislado en territorio enemigo, como una base móvil de la sociedad futura.
Por fin, la noción de complot permite pensar la política del Estado, porque hay una política clandestina, ligada a lo que llamamos la inteligencia del Estado, los servicios secretos, las formas de control y de captura, cuyo objeto central es registrar los movimientos de la población y disimular y supervisar el efecto destructivo de los grandes desplazamientos económicos y los flujos de dinero. A la vez, el Estado anuncia desde su origen el fantasma de un enemigo poderoso e invisible. Siempre hay un complot y el complot es la amenaza frente a la cual se legitima el uso indiscriminado del poder. Estado y complot vienen juntos. Los mecanismos del poder y del contrapoder se anudan.
( MAYÚSCULAS DE FELO ) EL COMPLOT SERÍA ENTONCES UN PUNTO DE ARTICULACIÓN ENTRE PRÁCTICAS DE CONSTRUCCIÓN DE REALIDAD ALTERNATIVAS Y UNA MANERA DE DESCIFRAR CIERTO FUNCIONAMIENTO DE LA POLÍTICA.
En ese marco voy a tratar tres cuestiones. Primero, la relación entre novela y complot, de qué modo la literatura percibe estos nudos sociales, de qué modo la novela tematiza -y hace visible- esas tramas,; en segundo lugar, la relación entre vanguardia y complot, entre práctica artística y consenso social; y, por fin, las relaciones entre economía y complot, entre el lenguaje técnico y el flujo secreto del dinero, la alegoría materialista de las cuentas suizas con sus claves y números bloqueadas ( única interioridad garantizada).-